la revista on-line de la facultad de Filología Hispánica de Poznañ

   

 

agregame a favoritos|contacto
Internet EsPa'Ti

 
     Portada
     Actualidad
     Vida Universitaria
     Mundo Hispano
     Literatura
     Críticas y análisis
     Traducción
     Nuestras obras
     Entrevistas
     Literarias
     Otras entrevistas
     Cultura
     Cine
     Música
     Deportes
     Artyku³y po polsku
     Enlaces
     Mapa del sitio
     Contacto
 
 

 ¿Vale la pena leer La casa de los espíritus?

 

Al empezar esta reseña he pensado que sería bonito si escribiera o mejor dicho citara algún fragmento que más me ha gustado, que más me ha conmovido o que se quedara grabado en mi mente para siempre. Desgraciadamente no lo he encontrado. Unos preguntarán seguramente: “por qué? ”. Pues ya lo explico todo. No he hallado nada, a pesar de haber estado buscando un día entero porque en este libro no hay un solo fragmento que merece la pena citar. Al contrario, esta obra incluye bastantes fragmentos interesantes, que no le dejan a su lector hacerse indiferente y vivir como si no hubiera leído nada. Estos fragmentos le provocan a pensar, descubrir y explorar el pasado, conocer la vida social, sacar las conclusiones y por fin a no cometer los errores que algunos protagonistas cometen o viceversa a saber portarse en la vida real como se comportan otros protagonistas. La vida que forma base de la obra de un titulo bien enigmático que indica más bien lo ficticio que lo real, pero es la realidad aquí la más significante, aunque esta magistralmente rodeada por los elementos fantásticos. Y por eso he decidido, al menos al principio, no citar nada, porque tendría que prescribir la mitad de esta novela para mostrar todas las cuestiones que me parecen interesantes.

 

Sin embargo voy a escribir sobre todo lo que me ha conmovido bastante y comenzare por el problema del machismo que aparece en este libro. Esteban Trueba, uno de los protagonistas más importantes, lleva una vida maleva, comete actos perversos e inmorales: viola a las mujeres, no se preocupa por sus hijos ilegítimos, tiene relaciones sexuales con la prostituta Transito Soto (a pesar de estar casado con Clara), quiere enriquecerse a costa de cualquier cosa y ante todo le obliga a su hija Blanca a que se case con el conde Jean de Satigny (aunque ella desea estar con un humilde campesino). Es cierto que al final de sus días el carácter de Esteban Trueba cambia bajo la influencia de su nieta Alba, de la que él dirá muy pronto que es la mujer más cara de su vida, sin embargo durante toda su vida mantiene la actitud de un hombre frió. No me gusta que tome las decisiones por su hija, pensando únicamente en lo material y dejando lo espiritual en el segundo plano. No obstante creo que es muy bueno describir la realidad y mostrar los caracteres malos al lado de estos buenos para que cada uno pueda aprender algo nuevo así como lo había aprendido Esteban Trueba. Hay que ver que el odio destruye y es el amor que crea lo bonito (Blanca y Pedro Tercero García por fin están juntos y viven tranquilos en Canadá con el apoyo, no solamente material, de Trueba).

 

En segundo lugar, me ha gustado muchísimo leer sobre la historia. Así, he podido comprender que no solamente en Europa habían pasado guerras crueles y que el conflicto entre los conservadores y los comunistas estampó su huella también sobre América Latina. Gracias a esta obra me he acercado más a la historia porque me ha incentivado a buscar más información sobre el terrorismo en América Latina. La verdad es que la enseñanza de historia sobre las guerras latinoamericanas en las escuelas europeas no es tan detallada como la enseñanza sobre las guerras europeas y al revés, y es más, a veces los profesores europeos de historia ni siquiera  mencionan los problemas de los países latinoamericanos y los alumnos no tienen ni idea donde quedan estos países como Perú, Uruguay, Paraguay, Argentina, Ecuador, etc. Las escenas de esta novela de las torturas e injusticias me hacen recordar las historias que había oído antes de mis abuelos o en la escuela, y siento mucha emoción leyéndolas hasta por tercera vez, como si se tratara de mi patria y de mi gente.

 

Merece la pena consagrar un párrafo a las mujeres extraordinarias de esta obra, porque creo que se puede tomar el ejemplo de sus actos. Isabel Allende sin ninguna duda dedica “La casa de los espíritus” a las mujeres importantes de su propia familia y de verdad han tenido que ser las mujeres especiales si todo lo bonito les caracteriza a las protagonistas. Clara, la esposa de Esteban Trueba, se podría decir la mejor mitad de este matrimonio, es ella quien no tiene miedo a defender a Blanca a pesar de que el hombre en ese entonces tenia todo el poder. Al principio ella vive en su mundo misterioso, pero con el tiempo observamos que esta mujer encerrada en si misma, que no tiene contacto con la sociedad, descubre que posee los poderes sobrenaturales. Estos poderes le ayudan a Clara a cuidar su familia hasta después de su muerte. Hay una escena al final del libro, en la que Alba (su nieta) esta en la perrera (celda) y de repente aparece Clara en forma de espíritu para darle fuerzas a su nieta. Otra mujer es Blanca, la hija de Clara y Esteban Trueba, ella me ha gustado porque hace lo que le dice su corazón. No le interesa la posición social, ni lo material sino el amor que siente hacia Pedro Tercero García. Alba, la que junta todas las historias de las cuatro generaciones para escribir esta novela mediante Clara y Esteban, es una mujer muy fuerte psíquicamente. Mi propia teoría dice que las experiencias de Alba podrían ser compartidas por la misma Isabel Allende, dado que la dedicatoria al principio del libro está dirigida a su madre, su abuela y las otras extraordinarias mujeres de esta historia. Hay que subrayar igualmente las fuerzas interiores de Alba, las que le ayudaron a sobrevivir los momentos más difíciles en su vida, que pasó en el campo de concentración. Una cosa más que es muy importante de Alba es que ella recibió de la vida un don muy bonito, que en el futuro le ayudo a cambiar el carácter malvado de su abuelo.

 

“Nos abrazamos apretadamente por un tiempo muy largo, susurrando abuelo, Alba, Alba, abuelo, nos besamos y cuando el vio mi mano se echo a llorar...”

 

La obra aunque narra la historia de cuatro generaciones no esta escrita de una manera complicada, al contrario todo esta claro y estoy segura de que cada uno lo leería con mucho gusto, ya que contiene los elementos de fantasía y también cuenta de la vida real. De verdad la recomiendo muchísimo y pienso que a cada uno le encantara.

 

Natalia Drobnik©2007