la revista on-line de la facultad de Filología Hispánica de Poznañ

 

agregame a favoritos|contacto
Internet EsPa'Ti

 
     Portada
     Actualidad
     Vida Universitaria
     Mundo Hispano
     Literatura
     Críticas y análisis
     Traducción
     Nuestras obras
     Entrevistas
     Literarias
     otras entrevistas
     Cultura
     Cine
     Música
     Deportes
     Artyku³y po polsku
     Enlaces
     Mapa del sitio
     Contacto
 
 

 Argentina y Polonia: ¿tienen algo en común?

 

Polonia y Argentina, dos países tan alejados geográficamente, ¿pueden tener algo en común? Puede que sí, pero para averiguarlo hay que mirar más de cerca  la vida “a la argentina” o sea presentar tanto las cuestiones básicas de la vida cotidiana, como el mismo sistema del estado en cuestión para que, después de todo esto, los lectores mismos puedan sacar conclusiones. Os invito a leer el artículo sobre vida en Argentina de hoy en día escrito por un habitante de este misterioso país del otro lado del Atlántico. (Abeja)

 

La vida “a la argentina”: familia, fútbol y sistema

Muchos asocian Argentina con tango, inmigración italiana y  telenovelas, pero pocas personas saben que es la concepción propia de la familia que forma base de la sociedad argentina. A mí, o sea a un argentino digamos medio, me gusta justamente este concepto de familia y la importancia que se le da a la misma. Las reuniones familiares son algo lindo en este país que se le da valor y que es vivido con placer. Sin embargo, hay que tener en cuenta el simple hecho que Argentina fue formada en mayoría por inmigrantes que conformaron un país rico en culturas diferentes. Esto puede verse en la arquitectura de sus edificios construidos en varios estilos del mundo entero o en objetos decorativos cuyas estructuras muestran su procedencia de diferentes puntos del mundo y habitualmente los orígenes de las familias.

 

Del punto de vista político, Argentina es un país democrático, joven y con potencial de crecimiento que está conociendo sus capacidades y todavía no ha podido demostrar el potencial máximo que tiene para ofrecer. Es un país con un excelente nivel académico-universitario reconocido internacionalmente. Asimismo, la formación en el grado superior es gratuita y favorece el aumento de posibilidades de crecimiento de las personas. No obstante, el nivel escolar difiere en la clasificación si la escolaridad es pública o privada. Si la misma es privada, el nivel es superior al público. Pero evaluándolo en escala del 1 al 10 es de un 5. Actualmente el sistema en cuestión se encuentra en reestructuración y cambios. El mayor problema que tiene es la gran brecha que encuentran los alumnos cuando entran en el mundo universitario. Existen altos niveles de dificultad de adaptación que en estos momentos se intenta resolver y sólo el futuro podrá demostrar su efectividad.

 

El sistema de salud, como el sistema escolar, es gratuito, del nivel mundialmente reconocido. No obstante, a veces surgen dificultades por carencias de mejoras en estructura o equipamiento. Felizmente, el alto nivel humano hace estas inconvenientes desaparecer.

 

Creo que lo más destacable en mí país es la interacción que existe entre las personas. Los comentarios de la gente que ha viajado mucho refieren que en otras partes del mundo no es común encontrar esta circunstancia de comunicación interpersonal que se encuentra en mi país. La actitud de los argentinos respecto al fútbol será muy buen ejemplo para demostrar cómo es la interacción de las personas aquí. Es una excusa para juntarse y compartir un encuentro deportivo que luego, al terminar, puede convertirse en una mesa de charla con amigos. Este deporte une a conocidos, amigos y desconocidos en un mismo encuentro de intercambio de ideas. Las personas de este país gustan de la comunicación con los otros y lo demuestran de diferentes formas como ésta, tan curiosa y ejemplificadora del fútbol.

 

En lo que concierne las cosas o comportamientos que están de moda actualmente en mí país, creo que la gran comunicación mundial y omnipresente hace que las modas o comportamientos sean no sólo de un país sino “mundiales”. Las modas de ropa como “glamour rock”, piercings, tatuajes; es posible verlas, por los medios de comunicación, en otras partes del mundo; demostrando así que no sean exclusivas de Argentina, Francia o España.

 

Con todo, Argentina no es una Arcadia, ni mucho menos un país que no requiere cambios. Si tuviera el poder de cambiar algo, en el ámbito económico y político quizás intentaría mejorar circunstancias internas que  realizan una disfunción del crecimiento. Igualmente arreglaría niveles de seguridad que deben mejorar ya que Argentina se ha convertido en un país con demasiado nivel de delitos que quizás se podría controlar con buenas políticas. También la pobreza constituye un problema puesto que hay una gran brecha de ricos y pobres que no existía hace 20 años y hoy se la ve claramente.

Argentina tampoco es un país liberal donde uno puede hacer lo que le venga en gana. Hay numerosas interdicciones. Como pasa en otros países del mundo, excepto algunos sitios exóticos, en Argentina no se puede pasear desnudo por la vía pública, ni tener sexo. Como en cualquier país civilizado, tampoco se puede realizar demostraciones de racismo ni llevar señas relacionadas con el nazismo que, a pesar de todo, también son de mal gusto. Como es obvio no se puede ejercitar la prostitución en la vía pública, no obstante, si ésta se realiza en un departamento privado ya no es delito. Como en Europa, también en Argentina está actualmente prohibido de fumar en lugares públicos no adaptados, pero lo que puede parecer chocante la publicidad de tabaco tampoco es legal.

 

El polaco en Argentina

Personalmente creo que será difícil para mí describir la información sobre Polonia encerrada en la mente de un argentino medio. Si uno, como yo, tiene descendencia polaca, tiene conocimiento más amplio, aún siendo un argentino medio. Sin embargo, pienso que será sólo información básica y no profunda. La gente conoce la ubicación de Polonia en el mapa y si se habla de historia, sólo se menciona lo que trascurrió en la Segunda Guerra Mundial. Muchos piensan que Polonia sigue el país bajo régimen de la Ex Unión Soviética y que es un país de economía comunista. Deportivamente lo conocen también por su buen fútbol que tuvo su florecer en los setenta (y puede ser por la Liga Internacional de Balonvolea y los partidos entre selecciones nacionales de Polonia y Argentina- Abeja)

 

Por lo que atañe al estereotipo del polaco en Argentina, sí, se puede decir que existe. Además, si lo tomamos como “denominador común” existen situaciones populares que a veces difieren de la realidad de la persona. Popularmente suele llamarse “polacos” a las personas que son pelirrojas o rubias. No obstante, si una persona que se caracteriza por este color de pelo indaga en los antecedentes familiares puede descubrir que tiene descendencia ucraniana, rusa u otra. Si la persona no le da mucha importancia a su descendencia familiar, no corregirá dicho error dándole poca importancia. Los argentinos suelen ver a los polacos como personas muy buenas, trabajadoras, que le dan mucha importancia a su familia que realizan grandes encuentros y comidas familiares. Siendo la “cocina polaca” vista como una exquisitez.

 

En consecuencia, se puede constatar con certeza que existen rasgos comunes para los argentinos y los polacos. Ambas naciones gustan de la familia y colocan esfuerzos en el crecimiento y cuidado de la misma. Los polacos que hace años viven aquí encuentran placer en compartir gustos como el fútbol, las largas charlas, con café de por medio, de diferencias políticas y el compartir sueños comunes que al día de hoy con sus esfuerzos ven cumplir y cumplirán. Es una prueba que, a pesar de la distancia geográfica, existe algo que une a nuestras naciones y puede que Argentina y Polonia tengan más en común de lo que uno puede imaginarse.

Fernando Bayer©2005

 

Imprimir