la revista on-line de la facultad de Filología Hispánica de Poznañ

   

 

agregame a favoritos|contacto
Internet EsPa'Ti

 
     Portada
     Actualidad
     Vida Universitaria
     Mundo Hispano
     Literatura
     Críticas y análisis
     Traducción
     Nuestras obras
     Entrevistas
     Literarias
     Otras entrevistas
     Cultura
     Cine
     Música
     Deportes
     Artyku³y po polsku
     Enlaces
     Mapa del sitio
     Contacto
 
 

 El ritual de Ayahuasca

  

Hay un lugar en la Amazonia, a 300 kilómetros de Iquitos, donde parece que el tiempo se ha detenido. Es allí donde tienen lugar las ceremonias de ayahuasca, un ritual curativo que atrae a los atrevidos de todo el mundo.

 

La ayahuasca (en quechua significa ‘el vino del alma’) es la planta sagrada de la Amazonia, presente en los rituales chamánicos desde hace siglos. Algunos la consideran una droga (su uso está ilegalizado en EE.UU.), pero para los chamanes es un medicamento que requiere respeto. Los aprendices del difícil arte del chamanismo tardan años en conocer las cualidades de la planta y las técnicas de su uso, puesto que cada enfermedad y cada paciente exigen una particular combinación de ingredientes.

 

¿Cuáles son las enfermedades que la ayahuasca puede curar? Los casos que se han documentado sugieren que sólo con una o dos ceremonias se puede curar el cáncer o la adicción a la cocaína. La planta tiene también buenos resultados en el tratamiento de drogodependientes, la enfermedad de Parkinson, etc., y también estimula la memoria... Charles Glob, profesor de psiquiatría y pediatría de la Escuela de Medicina de UCLA (Universidad de California, Los Ángeles) insiste en que la planta tiene un gran potencial como solución duradera. El Proyecto Huasca ha demostrado que la ayahuasca aumenta las posibilidades de nuestro organismo de absorber la serotonina que ya está en él.

 

¿Cómo se efectúa el acto de la curación? Todo empieza a las nueve de la mañana. Los pacientes y los chamanes se dirigen hacia el chozo principal. La gente se tumba en círculo (a cada uno le dan un tazón y un rollo de papel higiénico para limpiar la boca después de vomitar todos los males que están en ellos), los curanderos se sientan enfrente de ellos, se purifican con el humo de mapachos (un tipo de cigarros) y empiezan a susurrar las oraciones animando a los espíritus a que ayuden a la gente que está allí. Luego, los pacientes toman la ayahuasca: una sustancia morena, espesa, que sabe a fango y que produce una sensación de parálisis, excitación y lucidez del espíritu. Se apaga la luz y los chamanes empiezan a cantar.

 

Glob cree que durante la ceremonia  se puede experimentar un estado de alteración de la conciencia que puede provocar desintegración temporal del ego. La gente ve materializados sus mayores miedos, se enfrenta a emociones destructivas, acontecimientos traumáticos hasta ahora contenidos en la memoria, etc. Lo importante es vencer el miedo y saber no ceder a él, dice el chamán. Muchos de los que han participado en el ritual, después de cuatro o cinco horas de ceremonia, afirman que han vuelto del infierno, otros dicen que han visto imágenes agradables, lo que significa que ya están curados. Una vez terminado el ritual, todos se sienten agotados, apenas pueden hablar y moverse.

 

Los chamanes creen que el hombre visita durante el ritual otras dimensiones, otros mundos, que según ellos confirman la existencia del cielo y del infierno. Según una parte de los científicos, las visiones son sólo un efecto de la imaginación potenciada por la planta alucinógena, reflexiones de los contenidos de la subconciencia (Benny Shannon, Universidad de Jerusalén; ha tomado parte en 130 ceremonias). Sin embargo, Glob añade que a veces las visiones no tienen nada en común con lo que ha vivido el hombre. Pero la mayoría de los investigadores de la ayahuasca afirman que el compuesto afecta al hombre en tres niveles diferentes: psíquico, psicológico y espiritual, lo que complica la cuestión de catalogar sus efectos y explicar sus valores curativos. Lo que nadie niega es que la ayahuasca sí ayuda a curar algunas enfermedades tanto físicas como psíquicas.

 

KM©2008