la revista on-line de la facultad de Filología Hispánica de Poznañ

   

 

agregame a favoritos|contacto
Internet EsPa'Ti

 
     Portada
     Actualidad
     Vida Universitaria
     Mundo Hispano
     Literatura
     Críticas y análisis
     Traducción
     Nuestras obras
     Entrevistas
     Literarias
     Otras entrevistas
     Cultura
     Cine
     Música
     Deportes
     Artyku³y po polsku
     Enlaces
     Mapa del sitio
     Contacto
 
 

Diccionario del amor perdido es decir ¿cómo entender las canciones en español sin esfuerzo de estudiar la lengua?

 

 

No sé si vosotros también tenéis esa extraña impresión de déjà vu o mejor dicho déjà entendu escuchando canciones en español (tanto de España como de América Latina) que suelen aparecer en los medios polacos. ¿Os parece que, aunque no conozcáis la lengua, algo os suena familiar? Éso, a mí me pasaba a menudo cuando todavía no sabía decir ni una sola frase en castellano. No conocía la lengua, pero escuchando la música, denominada latina, servida por nuestras radioemisoras o cadenas musicales sentía que no era la primera vez que oía algunas palabras o expresiones. Y hoy, cuando ya conozco la lengua de Calderón, el tiempo de pagar las deudas por fin ha llegado. Quiero elucidar el misterio de las letras de las canciones del ámbito hispanohablante y mostrar, del punto de vista totalmente laico, cuales de los elementos de este código particular nos llevan al entendimiento sin conocimiento, eso quiere decir que intentaré dar una respuesta a la pregunta: ¿cómo entender las canciones en español sin conocer necesariamente la lengua?

 

Para comenzar se debe subrayar que las canciones hispanas más populares, emitidas con más frecuencia en los medios de comunicación polacos son las cantadas por los hombres (que sustituyeron con éxito a las grandes estrellas femeninas como por ejemplo Gloria Estefan), en lo que se puede ver una cierta tendencia, porque los cantantes hispanohablantes más reconocibles por el público polaco son, entre otros: Ricky Martin, Enrique Iglesias, Marc Anthony, además la gente en Polonia conoce a Carlos Santana y les suenan las canciones españolas de Eurovisión como Dile de David Civera. A eso se debe añadir la popularidad del grupo Aventura y su canción Obsesión durante el verano pasado y, en algunos medios, la gente sabe que significa: Operación Triunfo.

 

La primera canción que me viene a la mente es la Canción de Mariachi interpretada por el divino Antonio Banderas para las necesidades de la película Desperado. A primera vista todo parece más que regular, para no decir banal, pero no podemos todavía negar la originalidad de esta idea porque es el primer ejemplo. Antonio canta que es un hombre muy honrado que le gusta lo mejor, las mujeres no le faltan ni el dinero ni el amor, que es pura verdad si lo comparamos con la vida personal del actor. Igualmente Antonio añade que jineteando a su caballo por la sierra él se va, las estrellas y la luna ellas le dicen donde va, después dice también que le gusta tocar guitarra, le gusta cantar un son, pues es un hombre a quien le gustan música, aventuras y su morena de su corazón que es su amor (ay, ay, ay, ay).

 

Sin embargo una golondrina no hace verano, miremos otra canción en castellano que ha llegado al público polaco: una propuesta española para el Festival de la Eurovisión: Dile que la quiero interpretada por David Civera. La letra de esta composición se centra en el sufrimiento de un chico que ha sido separado de su amor, ahora está buscando a un intermediario para que este último pregúntele, a la chica, que siente, si aun le queda algo de este amor que les unió, si la encuentra algo indiferente tendrá que entrarla en razón y hablar, insistir que les han hecho daño que todo es mentira. Al mismo tiempo, el chico confesa que todavía la quiere, que siempre fue sincero y que está volviendo loco por una tontería, además la ve constantemente entre el amor y el miedo y que le está matando esta melancolía. Por eso la chica todavía tiene la posibilidad de recuperar ese amor perdido, tiene abiertas de par en par las puertas de su corazón porque las lagrimas del chico no entienden porque ella no esta con él en esta habitación. Aunque el tema parece diferente y el caso civeriano es más lacrimógeno, ya las palabras como amor o corazón se repiten en ambas canciones, además son dos canciones cantadas por hombres honrados o sinceros, pero uno está más feliz que el otro, dañado por el amor. En la canción numero dos aparecen también unos elementos importantes como: indiferencia, locura, muerte y daño, que en la primera o no aparecen o los  podemos solamente deducir entrando un poco en la sobre-interpretación. Pero se debe analizar más casos porque hasta ahora las repeticiones y similitudes son escasas.

 

Otro ejemplo es una balada de Ricky Martin: Te extraño, te olvido, te amo, una canción esta vez de otro ámbito cultural, puertorriqueño. En ella se habla de nuevo de la soledad que un chico trae en los bolsillos desde que su novia se fue, no le queda más que una foto gris y un triste sentimiento. ¿¡Qué coincidencia con la canción de Civera, no!? Asimismo Ricky canta que lo que más lastima es tanta confusión en cada resquicio de su corazón. ¡Bingo! Tenemos: lástima, soledad, corazón y amor, palabras que se repiten como en los ejemplos anteriores y también la imagen de un pobre chico que sufre a causa de la desaparición inexcusable de la mujer amada. Y aquí otra correspondencia con la canción de Civera porque ambas protagonistas (femeninas) se muestran indiferentes y ausentes, también implícitamente se les echa la culpa del sufrimiento masculino, pero el estado de Ricky es aun más grave, ha perdido todo, hasta la identidad, es más, su novia, a la que dirige su canto, le enseñó los limites de la pasión pero no le enseñó a decir adiós. Este elemento se podría llamar el tópico de la mantis religiosa.

 

En el sufrimiento de la canción anterior que se transforma en una obsesión encontramos otra correspondencia, esta vez con el título de un éxito de verano Obsesión del grupo Aventura. Es una canción que cuenta historia amorosa en la cual el chico está sufriendo por una chica que no corresponde a su sentimiento. Las palabras clave que se repiten son de nuevo: amor y corazón, además aparece el concepto de la belleza femenina, que, en este análisis aparece por primera vez. La letra nos presenta a un joven enamorado de una chica que hace todo para conquistarla, resulta que el insomnio es su castigo y el amor de su amada será su alivio. Desgraciadamente el objeto de su amor tiene novio, pero nuestro héroe tendrá paciencia porque este chico no es competencia, no sabe complacer a la chica como lo haría nuestro amigo. No obstante el personaje se muestra poco resistente, se comporta como loco y está perdiendo el control  Por otra parte el chico añade que pensando de la belleza de su amada en loco va a parar. Igualmente el refrán repite algunas convenciones, es la respuesta de la protagonista (algo nuevo) que nos aclara que no es amor, lo que él siente se llama obsesión, una ilusión en su pensamiento que le hace hacer cosas, así funciona el corazón. Al final el protagonista ya no tiene amigos por sólo hablar de ella, su único deseo es intentar besarla y por esta obsesión uno hasta puede morir. El chico pide disculpas si ofende a la chica, pero es honesto, amar es su talento y lo hace a su manera. Otra vez tenemos que ver con un hombre honesto y sincero pero rechazado que cantando repite varias expresiones obligatorias para este tipo de canciones.

 

Hasta ahora en las canciones presentadas aparecen más o menos las mismas imágenes, algunas palabras se repiten sin cesar, como amor, corazón, varias formas de morir, sufrir, volverse loco, pero, para establecer una regla, necesitamos más ejemplos. Por eso vamos a analizar dos canciones del famoso Carlos Santana. La primera, muy conocida e interpretada por Maná, tiene un titulo muy significativo: Corazón espinado, en el cual ya aparece una señal que se tratara de un amor infeliz que hace sufrir al pobre corazón, palabra que otra vez se repite, según la regla: hay 1000 canciones de amor, ésta será la 1001 (pero ¿a quién no le gustan las canciones de amor?). Y otra vez tenemos que ver con el vocal masculino cuyo corazón aplastado le duele, oh como le duele amor porque una mujer le está matando, le ha espinado el corazón después de tanto amor solamente dolor les quedo. ¿No tenéis impresión que ya conocéis esta letra? Otra vez corazón, dolor, amor, estoy muriendo, pero esta vez el sufrimiento se exprime mediante un epíteto muy metafórico: corazón espinado. Sin embargo, la música de Santana siempre es muy buena e interesante incluso, sin tomar en consideración la letra.

 

Ahora veamos otra creación firmada por Santana. La canción más reciente Satellite interpretada por Jorge Moreno viene de la banda sonora de la película Dirty Dancing Havana Nights. En su primera estrofa podemos escuchar: si el mundo se va por el dulce amargo amor que das redefiniré esta unión herida. Tenemos pues en una frase: amor, unión herida y una acusación, los elementos que nos parecen familiares, aquí ya seguramente tenemos la impresión de déjà vu o entendu. Veamos el texto entero para encontrar más lugares comunes característicos para las letras de canciones pop en español. Tenemos por ejemplo el refrán muy característico: dentro de tu piel quiero entrar, cuando te duermes yo te oigo respirar, en tus sueños siempre voy a estar o otra oración bonita: voy a ser tu nave espacial y por tu cielo navegar, abre tu corazón y déjate llevar a otro mundo vamos a llegar. Igualmente se nos informa que hay cien mil maneras de abrir las puertas del corazón. Aparecen varias evocaciones del amor, la omnipresente palabra corazón, la evocación del cuerpo y de la belleza femenina y más adelante también el llanto y la oposición estereotipada hombre/ mujer: si yo siento que vas a llorar me haces recordar que sólo soy un hombre. Resumiendo: otra vez el mismo tema, las palabras repetidas, pero concepto un poco diferente y menos banal, eso no se puede negar.

 

Para cerrar este tema merece la pena escribir algunas palabras sobre los artistas que aparecieron en el mercado discográfico español gracias al programa Operación Triunfo (OT). Sus canciones no han sido emitidas ni por las radios ni por la televisión polaca, y si lo han sido, pasaron inapercibidas. Son ellas el material con el cual las radioemisoras españolas y también americanas bombardean a sus oyentes. Escuchando diferentes canciones de los triunfitos la impresión que en general es la misma y que la diferencia consiste en el arreglo es preponderante. Nos vamos a centrar en varias canciones de David Bisbal, un ganador de Grammy, porque es el más conocido del grupo de los artistas surgidos de la OT. En general, como ya hemos visto, las canciones pop en español tienen dos variantes temáticas, o sea dos interpretaciones del tema del amor: línea sufrimiento y línea conquista. El sufrimiento, lo hemos visto en Civera, Corazón espinado de Santana o Ricky, la conquista en Satellite de Santana u Obsesión de Aventura. Pero en las canciones de David Bisbal lo tenemos todo. Vamos a analizar  algunas frases de esas letras.

 

La primera canción Oye el boom se inscribe en la línea conquista. Justo al principio se nos da una invitación para oír el boom boom del corazón del cantante (corazón omnipresente). Además el hombre se está muriendo poco a poco porque lo que siente es como la miel que le envenena de pasión (pasión + dulce veneno, ¡impresionante!). Otra vez oímos que ya no aguanta más (pérdida del control) porque sólo quiere ser el dueño del amor de su amada (conquista del amor, ya lo hemos visto). Igualmente no tiene fuerzas sin sus besos (besos, lo que aparece a menudo) y con mucho gusto bajara la luna por el balcón de la chica: objeto de sus sentimientos. Es importante que, entre otros, aparece la luna como símbolo de los enamorados. La segunda canción: Rosa y espina interpretada con David Civera, pertenece a la línea sufrimiento. Es una conversación de dos amigos enamorados de la misma mujer. Uno de ellos confiesa que también la quiere (amor) y que está por ella ciego (locura). El otro responde que él también ya lo ha sufrido (sufrimiento) y que le devore esta agonía (= estoy muriendo). Los dos están de acuerdo que ella es una rosa de millón de espinas, es una amante que les contamina (una mujer que provoca sufrimiento, cuyo amor mata, una mantis religiosa). Asimismo los amigos dan más características de esta mujer diciendo que ella les ha robado el corazón, les atrapa, les deja, les llora (Mantis religiosa II, el retorno del sufrimiento). Ambos sólo son esclavos de sus sentimientos. Y el último ejemplo, la canción Bulería que contiene sobre todo elementos de la conquista. Tenemos a un chico que de ella  vive enamorado desde que la vi, desde entonces viene con el corazón latiendo (por lo menos está vivo) y quiere solamente respirar con el sentimiento de sus besos (Besos III- sería una buena película). En el texto aparecen otros protagonistas como: el embrujo de la luna (luna: diosa de la noche) o la belleza de una rosa (esta vez sin espinas) y el chico bebe con los labios de su amada de la fuente para amar hechizado de pasión (pasión: algo que quita la razón a uno). Sin su amor no es nada (amor, amor, amor...), además lo de: el perfume de su aliento quiere respirar, esa magia que hay en su mirar (obsesión por el aliento).

 

De los múltiples ejemplos se puede sacar una conclusión: existe un tipo de canción que se hizo popular en el mundo entero y que se centra en presentar el tema de amor desde dos perspectivas posibles: el sufrimiento o la conquista después de un enamoramiento de primera vista. Desde hace un tiempo son los hombres los que cantan este tipo de canciones, o por lo menos son los vocales masculinos los que se promueven en el extranjero. Es éste, el tipo de canciones en español que invade las radioemisoras y canales musicales internacionales. Todo es muy parecido, todo está basado en el mismo esquema; por eso escuchando con frecuencia canciones de este tipo tenemos esta impresión de repetición aunque no sabemos que significan las palabras que estamos escuchando con el tiempo empezamos a deducirlo conciente o inconscientemente y de eso surge ese sentimiento de déjà entendu. En consecuencia existe una serie de palabras clave y de conceptos o imágenes que se repiten en las letras de las canciones pop más promovidas en el mercado, más comercializadas y más influenciadas por el marketing. Sin embargo no se puede decir ni pensar que toda la creación musical del ámbito de la cultura hispanohablante se parece a los ejemplos citados. Claro está, que hay canciones mejores y peores, pero desafortunadamente es lo que la música pop difunde con más rapidez, creando así tópicos difíciles de destruir.

 

 Abeja © 2005

Ve también el diccionario de las palabras necesarias para entender las canciones españolas presentes en el mercado discográfico polaco

El artículo en el formato [doc] (38,5Kb)

Imprimir