la revista on-line de la facultad de Filología Hispánica de Poznañ

   

 

agregame a favoritos|contacto
Internet EsPa'Ti

 
     Portada
     Actualidad
     Vida Universitaria
     Mundo Hispano
     Literatura
     Críticas y análisis
     Traducción
     Nuestras obras
     Entrevistas
     Literarias
     Otras entrevistas
     Cultura
     Cine
     Música
     Deportes
     Artyku³y po polsku
     Enlaces
     Mapa del sitio
     Contacto
 
 

 Cuentos Ganadores del concurso

ESCRIBECUENTOS 2010

   

Abajo publicamos los cuentos ganadores del concurso Escirbecuentos 2010, igualmente nos gustaría darle las gracias a Eva Rufo y a todos los organizadores del concurso por el permiso de publicar las obras premiadas.

La redacción de EsPa"Ti

 

 

Primer Premio

 

A mí no me gusta comer perdices... 

¡Haber nacido en una familia bien tradicional de médicos o de abogados! Eso. Tener una mamá que se quede en casa, que te lave los calcetines, que te recoja del cole, que te cocine unos crepes con chocolate. No me molestaría que incluso profiriese, de paso, una sarta de palabrotas cada vez que se le pegaran a la plancha, pero, ¡por favor!, que ésta no se convierta acto seguido en docenas de gusanitos que en un santiamén se dispersan por toda la cocina para colarse hasta en tus bragas. No, yo siempre he soñado con tener una mamá de las normalitas, que la fregona la pasan y no la montan para volar. En vez de echar tantos males de ojo que, de una puñatera vez, me lleve al oculista como ha hecho la mamá de la Machu. Su familia se ha comprado un chalé, ¿y la mía? Vive bajo tierra en un castillo de cristal, que –por cierto– me toca fregar cada viernes. Es una faena eso de ser la hija de una meiga. ¿Cómo creéis que me habrá afectado la psique el oír siempre que no quería ir a dormir: “Pórtate bien o vendrá tu papá y te meterá en un saco”?

£ukasz Berger©2010

Segundo Premio

 

Efecto Mariposa

Nada revela su presencia en este bosque sombrío y húmedo, sus pasos no se oyen, las ramas no se atreven a crujir, incluso lo esquivan las fuertes ráfagas del viento. Quizá lo único que podría delatarlo es el silencio repentino de los pájaros y un leve olor a musgo, hojas secas y descomposición. Él aborrece con todo el corazón, si es que lo tiene, el comienzo de la primavera. Prefiere los largos meses de invierno, durante los que vive bajo tierra en un castillo de cristal, sin exponerse a los rayos del sol, que lo queman y lo ciegan. Pero ahora tiene una misión que cumplir y ni el sol, ni el viento, ni los pájaros podrán detenerlo.

 Ya ha llegado al claro del bosque y ha divisado a su víctima: está posada sobre una amapola, el viento roza sus maravillosas alas multicolores, haciéndolas temblar delicadamente. Él avanza con mucha lentitud, sin hacer ruido alguno. De debajo de su capa, desgarrada y descolorida, saca una navaja mellada y con un movimiento casi imperceptible decapita al gusanito volante. No sea que el hijoputa provoque algún tsunami al otro lado del mundo.

Olga Grzy¶©2010

 

Tercer Premio (tres ganadores)

BAJO TIERR@

Vive bajo tierra en un castillo de cristal y le gusta mucho ligar en la red. Como es un callo malayo, una verdadera jamona, le manda a él una foto de Pe de ”Jamón ,jamón” y escribe: ”Soy yo, cinco...no...diez...y ocho años antes, pero Dios es testigo, a régimen sigo”. Él, un hombrecillo diminuto que no levanta un metro del suelo, calvo y rollizo, le envía a ella una foto de Javier Bardem con la camisa desabrochada y el pecho peludo. Entonces ella le pasa a él un gran corazón de color rosa con la inscripción : ”I LOVE YOU”, dentro. Se nota que sabe inglés. Él corresponde con unas flores virtuales. Las chicas se pierden por las flores. Luego intercambian opiniones sobre los temas de moda: el sexo, el polvo y la chingada. Y de repente: ¡Zas! Se va la luz...y ya (¡uf!) están separados, sin lágrimas y gritos, sin hacer trizas la ropa ni tirarse los trastos a la cabeza. Así pues, no tendrán que casarse de penalti y llevar una vida de mierda hasta la muerte. Viven... El sistema se ha recuperado de un error grave.

 

S³awek ¦ciesiñski©2010

El grito del sacrificio

Entrar en el bosque es duro, pero vale la pena hacerlo. Por todas partes se respira un fuerte olor a pino y a resina. Aquel día era particularmente fuerte.

***

Ella iba caminando por un sendero. Conocía todos los rincones. Era una chica hermosa de ojos verdosos. No solía quejarse a pesar de ser sordomuda de nacimiento.

*

El chico estaba debajo de un pino grande. Cuando vio a una mujer lavando la ropa, se puso blanco.

- ¡Ay! ¡Esta anciana parece una lavandeira! ¿Me equivoco? Las prendas que lava están manchadas de sangre. El modo de liberarse de ella es pasar de largo sin dirigirle palabra alguna.

*

De golpe y porrazo ella vio a una anciana lavando ropa de color rojo.

- ¡Qué raro que este lavando la ropa! – pensó la chica – Esta mujer parece muy sospechosa.

*

Él vio a la chica aproximándose a la meiga. Estaba tan cerca que podía verlo todo. El corazón se le paró por un momento. Decidió correr el riesgo de salvarla.

No le digas nada! – gritó el chico.

***

El bosque está lleno de olores. Los sabios mantienen que el olor dominante es de sacrificio y coraje.

 

Katarzyna Derwich©2010

SAHB

Me llamo Sahb. Madre siempre me dice que soy especial porque pinto el futuro.

A veces, cuando echo un vistazo a mis obras, aparece dentro de ellas un hombre. Una máscara blanca le tapa toda la cara, su cuerpo estirado y retorcido forma una farsa del ser humano.

El desconocido vive bajo tierra en un castillo de cristal. Sueña con subir una escalera metálica que le llevaría hacia la oscuridad chillona. De repente, el hombre se para a medio camino, haciendo una mueca de pavor, mirando el reloj colgado en el espacio azul.

Lo observo durante horas pero él no sigue subiendo. Entonces le pregunto a Madre, con una quebrada, que quién es,  y ella siempre me tranquiliza, y yo dejo de sentir cansancio y de preocuparme. Y el hombre desaparece.

Un día Madre me dirá la verdad: que los colores no se pueden oír, que la oscuridad es el cansancio, que el cansancio crece, que aquel hombre soy yo.

Un día lo sabré todo, si me despertaré mañana, si todavía sé despertarme, si sigo viviendo y si eso no es también un grito doloroso del color oscuro.

Me llamo Sahb. Y estoy enfermo.

Bartek Drozdowski©2010