la revista on-line de la facultad de Filología Hispánica de Poznañ

   

 

agregame a favoritos|contacto
Internet EsPa'Ti

 
     Portada
     Actualidad
     Vida Universitaria
     Mundo Hispano
     Literatura
     Críticas y análisis
     Traducción
     Nuestras obras
     Entrevistas
     Literarias
     otras entrevistas
     Cultura
     Cine
     Música
     Deportes
     Artyku³y po polsku
     Enlaces
     Mapa del sitio
     Contacto
 
 

 El gato garduño

 

Allí donde cuentan sobre los tejados
las gotas del ruido los gorriones mudos
vuela tormentoso por las azoteas
un gato garduño.


Levanta a su paso de pájaros mantos
y el aire pregunta con la voz inquina
"¿Cuántos en la gatera del pelo dejaste
al salir de tu guarida?"

"En una mojada de la ciudad cúpula
circulo lanzando zarpazos oscuros
y con anzuelos mi pata
rasga el vacío de mis disgustos.
Allí donde acecho sobre los tejados
entre oscuridades yo, gato garduño,
allá elevo mi yo, allá canto desnudo;
que más dará el pelo que me quede
mientras me quede el mundo."

 
El viento calla ante respuesta tal,
pero en un torbellino tan imprevisto
como la sorda ceguera,
arranca el pelaje de la gatuna cabellera.
Dice carcajeante la brisa
que el pelo se lleva
"¿Aún te queda horizonte
vacua cabeza lastimera?"


Este yace mal dolorido maullando
piensa y anda, anda y piensa,
bajaré a las callejuelas
a pedirle a un sastre
que le cosa lentejuelas
a mí despojada carne.


Todos le braman, le patean todos
y todos le espantan diciendo todos:
"Tu que naciste ligero
vuélvete a los tejados"
y levantándole de un tirón
todos le cepillan el rabo...
"Que más dará el pelo que me quede,
mientras me quede un estanque claro."


Allí donde se bañan los peces
en el ser del continuo baño,
allí viajero forzado nadare
con el triste río de mi llanto.

Croaron las ranas espantadas
allá por donde se abrió en nado
y truchas le muerden en el estómago
y farfullan un zape gritando.
Huido se sienta en los canchales
al pie de los tristes guijarros
"¡Qué mas dará el pelo que me quede,
mientras me quede el canto!

 
Allí donde a la luna cantan
los lobos esteparios
allí se puso a cantar
entre todos ellos, un gato
y a la luna le dio pena allá
y la luna lo tomo entre sus brazos.
"¡Ay gato garduño
éste es tu último tejado
que importa que no tengas pelo
mientras estés alto!"

Manuel Ferrero López del Moral©2006