la revista on-line de la facultad de Filología Hispánica de Poznañ

   

 

agregame a favoritos|contacto
Internet EsPa'Ti

 
     Portada
     Actualidad
     Vida Universitaria
     Mundo Hispano
     Literatura
     Críticas y análisis
     Traducción
     Nuestras obras
     Entrevistas
     Literarias
     otras entrevistas
     Cultura
     Cine
     Música
     Deportes
     Artyku³y po polsku
     Enlaces
     Mapa del sitio
     Contacto
 
 

 Somos infinitos

 

La lapida que pesaba en mi espalda
se deshizo en el viento. Una brisa
desde el hondo de mi alma me convenció
de que la vida es infinita. Nadie se muere.


Las distancias de mar y océano,

que crean nuestros cuerpos,
y las salidas de los barcos últimos
en el último suspiro,

durante años me ataron al sillón,
me hicieron volverme pantera,
me hundieron en el deseo desmedido
insustancial de la pluma huracanada.


Pero esta mañana un resplandor nuevo,

una danza misteriosa me despertó.


La hibernación se terminaba y se desentumecía mi espíritu:
Abriendo las ventanas de mi casa lo comencé a gritar:
¡Estamos unidos, infinitos y nadie se muere!”.

Algunos cerraron las puertas y se negaron: "Yo no soy Tú,
el reloj pasa, el sol gira, el mar se mece
y la lucha, espada en mano, nunca se termina".

Reconocido el rayo en la oscuridad
mi voz se ha vuelto trueno y redobla
con el eco de lo que todos somos,
amor, belleza, libertad, independencia.

Las estrellas nacen para lucir,

no para que las miren luciendo,
los que no creen en las estrellas.
Las olas ruedan para envolver el amor eterno,

no para ahogar
a los náufragos de la soledad estrecha.

La lapida que pesaba en mi espalda
se deshizo en el viento. Una brisa
desde el hondo de mi alma me convenció
de que la vida es infinita. Nadie se muere.

Manuel Ferrero López del Moral©2006

(del poemario “Descubrimiento”)