la revista on-line de la facultad de Filología Hispánica de Poznañ

   

 

agregame a favoritos|contacto
Internet EsPa'Ti

 
     Portada
     Actualidad
     Vida Universitaria
     Mundo Hispano
     Literatura
     Críticas y análisis
     Traducción
     Nuestras obras
     Entrevistas
     Literarias
     Otras entrevistas
     Cultura
     Cine
     Música
     Deportes
     Artyku³y po polsku
     Enlaces
     Mapa del sitio
     Contacto
 
 

 El viaje

 

Cada día, cuando me despierto, me siento más pesado. Crezco, eso es cierto. Y además el sol. Los hombres son crueles, siempre nos plantan al lado soleado de la colina para que seamos expuestos. Vale, la verdad es que es nuestro papel en este mundo, pero ¡todos tenemos derecho a quejarnos!

 

Cuando mi piel empieza a cambiar su color rosado por el violeta, ya sé que mi verano se acaba. Y finalmente llega el día de la cosecha. El que ya esté casi negra significa que estoy lista para la siguiente etapa del viaje, no necesariamente mejor. Ahora sé lo que pierdo, habiendo sido echado a un cesto de mimbre, junto a miles de allegados y sin acceso a un rayito de luz.

 

Estoy totalmente descompuesto. Mi piel la desaparecido, también los huesos. Creo que ya no poseo mi antiguo cuerpo, pero mi espíritu no ha dejado de existir. Todo es de color rojo oscuro. Estoy flotando en un líquido y sólo veo las paredes de vidrio.

 

¿Qué más podría decir? Me quedan días, meses, años, décadas... Sólo de mi nobleza depende oir el ruido sordo del corcho destapado...

 

Echo de menos el sol.

 

Lugabes©2007

 

Cuento ganador del 3 premio en el concurso "Escribecuentos"