la revista on-line de la facultad de Filología Hispánica de Poznañ

   

 

agregame a favoritos|contacto
Internet EsPa'Ti

 
     Portada
     Actualidad
     Vida Universitaria
     Mundo Hispano
     Literatura
     Críticas y análisis
     Traducción
     Nuestras obras
     Entrevistas
     Literarias
     otras entrevistas
     Cultura
     Cine
     Música
     Deportes
     Artyku³y po polsku
     Enlaces
     Mapa del sitio
     Contacto
 
 

 Conocer Poznañ

 

 

Las dos Cruces

 

La Plaza de las dos cruces (Adam Mickiewicz) está situada entre el aula de la UAM y el Castillo de la calle de San Martín. Allí hay un monumento al poeta Mickiewicz, el patrón de la Universidad. Al pricipio, en el lugar donde hoy están las curces, había un monumento que simbolizaba un homenaje a Dios, que fue destruido en la época comunista.

Después de las huelgas obreras de 1956, los habbitantes de Poznañ construyeron dos cruces. Vale la pena añadir que que las cruces las erigieron los obreros en sólo dos meses, en la fábrica de Hipólito Cegielski. Después de la caída del comunismo, pusieron las fechas de todas las huelgas.

 

También hay una anécdota relacionada con el monumento de Adam Mickiewicz. Los alumnos que van a hacer el examen de selectividad, para aprobarlo, deben saltar a la pata coja alrededor del monumento.

 

Jacek ¯ychliñski ©2005

 

El ayuntamiento

 

El monumento más importante de Poznañ es el ayuntamiento que se encuentra en el mercado: el centro del casco viejo. Es un edificio inmenso, en las paredes hay pinturas de diferentes colores. En la torre hay un reloj grande debajo del cual hay una puerta pequeña. A las doce de la mañana la puerta se abre y salen dos cabras de madera. Una leyenda dice que un día llegó a Poznan un hombre muy importante y le invitaron al ayuntamiento.

 

Cuando el cocinero estaba preparando la comida para ese huésped, la quemó. Afortunadamente, vio por la ventana dos cabrones que correteaban por el mercado. El cocinero los cogió, pero, cuando estaban ya en la cocina, los cabrones huyeron. En ese momento el huésped paseaba por el mercado y  cuando miró a la torre del ayuntamiento, vio ahí dos cabras que se topetaban. Le gustaron mucho y desde ese día, debajo del reloj, a las doce de la mañana se topetan dos bonitos cabras de madera.

 

Dagmara Richert ©2005

 

Fotos: www.wikipedia.pl