la revista on-line de la facultad de Filología Hispánica de Poznañ

   

 

agregame a favoritos|contacto
Internet EsPa'Ti

 
     Portada
     Actualidad
     Vida Universitaria
     Mundo Hispano
     Literatura
     Críticas y análisis
     Traducción
     Nuestras obras
     Entrevistas
     Literarias
     otras entrevistas
     Cultura
     Cine
     Música
     Deportes
     Artyku³y po polsku
     Enlaces
     Mapa del sitio
     Contacto
 
 

 Del tenis, tierra batida, estilo latino y otros demonios

 

Si seguimos con atención los grandes torneos de tenis masculino, podemos llegar a una conclusión trivial: cada uno de los jugadores tiene su estilo particular. No obstante, al entrar más profundamente en este mundo de tenis, encontraremos, desde luego, algunos paralelismos sorprendentes entre dichos estilos aparentemente individuales.

 

De hecho, algunos tenistas comparten predilecciones por elementos técnicos determinados: algunos prefieren jugar desde el fondo de la pista, otros son especialistas en drive-and-voley.

 

En consecuencia, tras analizar justamente estas similitudes, los especialistas han delimitado, aunque de manera muy artificial, el estilo latino o meridional del tenis. Y efectivamente, los jugadores de España y América Latina comparten, en su mayoría, varias características del juego. La mayor parte de argentinos, chilenos o españoles (por que estas nacionalidades dominan en el tenis internacional) tienen sus éxitos en la tierra batida ganando regularmente el Open de Francia conocido como Roland Garros. Los resultados de los seis últimos torneos hablan por sí mismos: 2000 y 2001- Gusta Kuerten (BRA), 2002- Albert Costa (ESP), 2003- Juan Carlos Ferrero (ESP), 2004- Gastón Gaudio (ARG) y el doble triunfador de este torneo, Rafael Nadal (ESP) que acaba de defender el título del año 2005 tras derrotar al número 1 en el mundo, Roger Federer (SUI), en la gran final 2006, logrando su 60 victoria consecutiva sobre arcilla.

 

Las cuatro últimas ediciones de Roland Garros estuvieron marcadas por los jugadores hispanohablantes, no olvidando el dominio anterior del brasileño Guga Kuerten, el título de Carlos Moyá (ESP) en 1998 y de Segi Bruguera (ESP) en 1993 y 1994. ¿Es una coincidencia? ¿O puede ser asistimos con el nacimiento del estilo latino de tenis? Las opiniones no son unívocas. Algunos de los especialistas confirman la existencia del estilo en cuestión, otros lo niegan rotundamente, aunque, sin duda, existen puntos comunes en el juego de los tenistas españoles y latinoamericanos.

 

Para empezar, la mayoría de estos jugadores latinos comparte el amor profundo de la tierra batida, polvo de ladrillo o arcilla. No obstante, este sentimiento de atracción por la superficie más lenta es también efecto de la formación deportiva de los tenistas de España y de los países de Latinoamérica. En estos países predominan las canchas con este perfil. Como resultado tenemos una gran cantidad de jugadores formados en esta superficie que, desde luego, se sienten peor en el hard o en la hierba, superficies duras y más rápidas que no dan las mismas posibilidades de jugar puntos largos. Asimismo, el hecho de entrenar en la tierra batida aumenta las habilidades de los latinos para ganar en esta superficie.

 

Pero si tenemos un gran número de jugadores formados de la misma manera ¿ está justificado hablar de un estilo? Parcialmente sí puesto que todos estos tenistas  comparten las características técnicas: el movimiento llamado como “buen trabajo de las piernas”, el saber táctico de manejar el juego del fondo de la pista o los drop-shots. Sin duda, los rasgos enumerados pueden forman parte de un estilo concreto, sobre todo si se repiten en la manera de jugar de varios tenistas. No obstante, hay que recordar que este estilo, denominado como latino o meridional, no es el resultado directo de haber nacido en España, Chile o Argentina, sino el efecto de un entrenamiento bien concreto. Rafael Nadal, preguntado por la razón de las victorias españolas en la tierra batida, respondió brevemente que los jugadores se sienten mejor en las superficies en las que están entrenando todos los días. Además, encontraremos excepciones que huyen a esta regla como el argentino David Nalbandian, formado en las superficies duras y menos eficaz sobre arcilla.

 

Así, no hay reglas perfectas ni generalizaciones que engloben la totalidad de jugadores. Además, como en Polonia los tenistas entrenan básicamente sobre tierra batida, según esta regla, son polacos quienes deberían dominar Roland Garros al lado de los latinos. Deberían…

 

Abeja©2006